El concierto de 1510: un punto de inflexión para Bornos

  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/views.module on line 1113.
  • strict warning: Declaration of views_handler_field::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_field.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_query::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/plugins/views_plugin_query.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 0.


El pasado 7 de agosto se cumplió el V Centenario, es decir, los quinientos años (1510-2010) de un acontecimiento bastante importante que pudo haber modificado el devenir y el futuro de nuestro pueblo de Bornos. Creo, personalmente, que lo que ocurrido tras ese agosto del año 1510 fue lo más positivo que pudo ocurrirle a nuestro municipio en lo que al aspecto monumental cultural y social se refiere. Todo comienza con la muerte de un personaje. Vayamos a ello.

Don Francisco Enríquez de Ribera fue el fundador y promotor del monasterio de Santa María del Rosario de Bornos; a la vez, ostentaba varios títulos, entre otros el de Señor de Bornos y Adelantado de Andalucía. Este último poder o capitanía, la de Adelantado de Andalucía, comparándose, podría ser, más o menos, como la figura que ostenta el presidente de la Junta de Andalucía hoy día, pero con el poder cuasi absoluto y centralizado que regía en aquella época del siglo XVI. Es decir, más poder que Griñán aún, ya que el Adelantamiento de Andalucía era uno de los más importantes de España. El único mando superior que tenía el Adelantado era el propio Rey.

Pues bien, cuando don Francisco hizo su testamento, en el año 1507, al no tener descendencia (no tuvo hijos con su esposa doña Leonor), dejó por universal heredero de todos sus bienes libres al monasterio bornense de Santa María (el convento de los jerónimos, como vulgarmente siempre lo hemos conocido). Pero hay más, pues dejó, también, la propia villa de Bornos, su fortaleza y su término y jurisdicción en herencia también al convento.

Una vez que se produjo el fallecimiento de don Francisco, el año 1509, por cláusula testamental, nuestro pueblo pasó a poder del dicho convento que él mismo comenzó a construir por el año 1493 e inaguró en 1505. Y aquí es donde quería llegar, pues, al igual que ocurrió en Guadalupe (Cáceres), el señorío de la villa pasaba, sin más dilación y por ley, al prior del convento. El nuevo señorío de Bornos pasaba a manos de un fraile, a manos del prior de turno del cenobio bornicho. He puesto el ejemplo de Guadalupe porque, en 1349, el rey Alfonso XI otorgó al prior del santuario del monasterio de Guadalupe el título de "Señor de la Puebla" (el pueblo de Guadalupe se llamaba “La Puebla de Santa María de Guadalupe”). Pues esto mismo es lo que ocurrió en Bornos, el señor civil de nuestra villa otorgó el señorío a unos frailes jerónimos. Bornos pasó, por ello, a ser señorío eclesiástico ese año de 1509.

¿Por qué escribí al principio del artículo eso de que tal suceso (del que aún no hemos hablado) pudo trastocar el futuro de nuestro pueblo? Pues, creo, es fácil de comprender. Si los monjes hubieran seguido con el poder y señorío del municipio, no se habrían construido ni el Palacio Renacentista anejo al Castillo Antiguo (Fadrique Enríquez de Ribera, año 1521), ni los Jardines Renacentistas (Per Afán de Ribera, año 1569), ni la Iglesia de la Resurrección -que la promovió Diego Álvarez, noble vecino al servicio de los señores Ribera- (año 1576), ni el Convento de San Bernardino (Fernando Enríquez de Ribera, año 1590), ni el Convento del Corpus Christi (San Juan de Ribera, año 1597), ni el Colegio de la Sangre (Per Afán de Ribera, año 1597) etc. Y digo que nunca se habrían construido estos edificios porque los señores de Ribera, hacedores de todo esto, no habrían seguido siendo señores de Bornos tras el testamento de don Francisco, en 1507, y su posterior muerte, en 1509. A saber cómo sería hoy nuestra población si los frailes hubieran acaparado el señorío de Bornos hasta el siglo XIX (año 1835), siglo y año en el que quedó extinguida la orden con motivo de la Desamortización de Mendizábal. Seguramente, tendríamos otro pueblo que nada tendría que ver con el actual.

Como dijimos al principio, el 7 de agosto de 1510, hace ya quinientos años, don Fadrique Enriquez de Ribera (hermanastro de don Francisco y heredero de casi todos los bienes de la familia Ribera, menos Bornos -por haberlo traspasado don Francisco al convento-) concertó con el Monasterio del Rosario la entrega de 8.500.000 maravedíes (una fortuna) a cambio de recuperar la posesión de la villa de Bornos. A partir de esta operación, el linaje de los Ribera fue agrandando y consolidando su patrimonio. Por otro lado, el convento jerónimo de nuestro pueblo se convirtió en uno de los más ricos de Andalucía, y ello lo prueba el dominio que adquirió el convento, durante el siglo XVI, de los mejores cortijos jerezanos y de varios pagos de viñas y olivares. Uno de estos pagos, el de Pajarete, fue el lugar indicado donde los frailes bornichos inventaron el vino Pajarete, que con el tiempo se convirtió en uno de los mejores caldos del mundo (pues se le regalaba, incluso, a los reyes de todos los países como producto de lujo). Pero ése es otro tema y otra historia que algún día tocará contar…

Antonio Benítez.

Las cuatro ilustraciones reflejan lo siguiente: una pintura real de Bornos en el siglo XVI,un retrato real de don Fadrique,  la actual tumba de don Francisco -que se encuentra en el IES El Covento- y, por último, una foto de las ruinas del monasterio de los jerónimos en el año 1954

 

Media: 4.1 (7 votos )

Comentarios

Buen artículo de Bornos

Un artículo bastante interesante.

Esta es nuestra historia: la de los bornichos. Gracias a tí y, a la claridad de tus palabras, resulta apasionante y fácil de aprender y comprender la historia de nuestro pueblo.

Me gustaría resaltar sin ánimo de crear polémica, ya que se trata de un artículo histórico que, Bornos siempre ha quedado a merced de la suerte y siempre se "salva"  in extremis de cualquier devenir que lo suma en la ignorancia y el olvido. Resulta, cuando menos, curioso.

Un saludo,

Marcelino.