Don Hilario de Francisco y Cifuentes

  • strict warning: Non-static method view::load() should not be called statically in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/views.module on line 1113.
  • strict warning: Declaration of views_handler_field::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_field.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::options_submit() should be compatible with views_handler::options_submit($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_sort::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_sort.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::options_validate() should be compatible with views_handler::options_validate($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_handler_filter::query() should be compatible with views_handler::query($group_by = false) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/handlers/views_handler_filter.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_query::options_submit() should be compatible with views_plugin::options_submit($form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/plugins/views_plugin_query.inc on line 0.
  • strict warning: Declaration of views_plugin_row::options_validate() should be compatible with views_plugin::options_validate(&$form, &$form_state) in /home/pazantec/public_html/nuevo_sitio/modules/views/plugins/views_plugin_row.inc on line 0.

Foto: Marcelo Ruiz

Digno de elogio el artículo dedicado, el pasado día 20, por Francisco Moreno Castro a uno de los personajes más interesantes de la historia contemporánea bornense, como fue don Hilario de Francisco. Ratifico todo cuanto se comenta en el citado escrito y mucho más se podría aportar, aunque no es necesario puesto que lo investigado por Paco Castro está muy bien y es más que suficiente.

Tuve la suerte -y también la necesidad- de estar a su servicio. No cumplidos yo aún los 13 años de edad, entré como becario en las oficinas de sus industrias de harina y pan, lugar donde compartí tareas administrativas con los 28 compañeros que formaban la plantilla de personal. También fui el encargado de botiquín y de economato, donde se expendían telas, prendas de trabajo y algunos productos más de alimentación, como nos ha recordado Paco Castro.

Puedo certificar y afirmar, que desde su afincamiento en Bornos, fue el mejor empresario industrial, el mejor alcalde y el mayor mecenas que tuvo nuestra villa (en tiempos tan difíciles como la primera mitad del siglo XX, en la que sólo existía miseria y pobreza). Muchas fueron las familias beneficiadas por sus acciones.

Sí quiero comentar, porque lo viví en primera persona, con la amargura que me narraba la injusta compensación que le deparó, después de que terminara su mandato como alcalde, el pueblo de Bornos, en el que tantas obras de infraestructura hizo para la posteridad y al que tanto desarrollo industrial legó.

Recuerdo un día que me pidió le acompañara al juzgado para realizar las diligencias oportunas sobre el robo de la caja fuerte de sus oficinas, hurto en el que participó algún antiguo trabajador suyo. Yendo en el coche hacia las dependencias judiciales, bajando por las calles Puerto y Jardín, se me ocurrió preguntarle: “Don Hilario, ¿se sentirá usted muy satisfecho por haber llevado a cabo tantas obras y acciones buenas para nuestro pueblo, no? “. La respuesta fue, con tono de amargura, la siguiente: “Sí, hijo, pero sólo te queda la satisfacción del deber cumplido”.

No quiso enumerarme cuántas cosas malas recibió del pueblo por el que tanto hizo (muchas de las cuales yo conocía de primera mano): le robaron el carro del pan, la dicha caja fuerte, lo difamaron -infundadamente- sus detractores políticos etc.

Tuve el honor de llevar a hombros su féretro, desde su domicilio hasta la Catedral, con mis compañeros de trabajo. Aunque sólo fuese por sus realizaciones como alcalde de Bornos, este hombre es merecedor, sin duda, de que una calle de nuestro pueblo lleve su nombre.

Aprovecho, Paco, para darte las gracias por informarte, documentarte, sacar a la luz y acordarte de mi mejor jefe, y pedir perdón, a la vez, por no haber tenido yo esta iniciativa, a la que estaba obligado; aunque quizás hayan sido mis escasas dotes para escribir.

Bornos, 23 de octubre de 2010
Antonio Gutiérrez Benítez.
 

Media: 2.8 (6 votos )

Comentarios

Gracias Antonio por tu comentario

Amigo Antonio te agradezco muchísimo el comentario que acabas de hacer, lo único que he hecho yo ha sido sacar a la luz la historia del que para mi ha sido el mejor alcalde y empresario de Bornos, con esto no quiero quitarles el mérito a los demás,  ha habido muchos y obviamente unos mejor,  otros peor, pero creo que todos han  hecho lo que han podido, para mejorar nuestro pueblo. Lo mas costoso para mí, quizas haya sido la trascripción de las actas escritas con pluma y tintero de la época, pero con paciencia ha sido posible leerlas completamente.

Aprovecho para decirte, que he mandado otro dosier, a una persona concejal de nuestro ayuntamiento, y me ha comentado que lo va a distribuir entre todos los grupos para que cuando se lleve al pleno, se haga de  forma conjunta.

En ese dosier figura un detalle importantísimo en relación con el que se ha publicado y es que el Sr. Hilario cuando vió el problema que había, para comenzar la construcción del grupo escolar de la fábrica, adelantó de su bolsillo la cantidad de 60.000 pesetas de las 120.000 que costaba la obra, debido a que el ayuntamiento no contaba con medios, para comenzarla.

Este dato se encuentra en el acta del 16 de diciembre de 1924 en su punto 2º.

Otra cosa que quería rectificar es el tema de los familiares, en cuanto a las tierras, parece ser que en este asunto las tierras de los sobrinos de D. Hilario, vienen de herencia de sus esposas, no se si todas o parte de ellas.

Paco (castro)